ESTO NO HAY QUE TAPARLO NI OCULTARLO

Nuestras opiniones son nuestras y deben ser manifestadas como las de cualquier otra persona.
Nuestras emociones y sentimientos también merecen (no sólo lo merecen sino que es imprescindible) ser expresados por nuestro bien y el de la convivencia con aquellos que amamos.
También es necesario expresar nuestros deseos y necesidades, no necesariamente ante los demás, pero sí ante nosotros mismos, porque si no los reconocemos y manifestamos, difícilmente haremos aquellas cosas que tengamos que hacer para satisfacerlos.
Si no expresamos nuestras opiniones por inseguridad, o por sentir que no vale la pena nos faltamos el respeto.
Si nos desatendemos para sobre-atender a los demás nos faltamos el respeto.
Si, ni siquiera ante nosotros mismos, somos capaces de detectar lo que necesitamos y lo que deseamos para ser felices y hacemos lo que tengamos que hacer para conseguirlo, nos faltamos una ves más el respeto.
Un día más vemos como son múltiples y continuas las vías por las que nos faltamos el respeto a nosotros mismos.
Las faltas de respeto más graves son las que ejercemos nosotros sobre nosotros mismos.
Recuerda que si quieres trabajar tu Autoestima de una forma práctica, continúa e integral, aún quedan algunas plazas para el Programa de Grupo que comienza el 20 de septiembre.
Encontrar tu tiempo y tu espacio depende sólo de ti.
¡Feliz lunes!

La imagen puede contener: 1 persona , texto

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: CONTENIDO PROTEGIDO